Patrimonios Naturales de la Humanidad en Argentina

De norte a sur, Argentina tiene diversos ecosistemas que son reconocidos por la UNESCO como áreas de un valor único en el mundo. Aquí, un recorrido por estos exuberantes paisajes y las recomendaciones para visitarlos sin dejar huellas que afecten a estas áreas protegidas.

Patrimonio Mundial es el título que brinda la UNESCO a lugares o elementos con características únicas –relevancia cultural, histórica, natural– que se consideran un legado para la humanidad. En Argentina hay sitios naturales destacados que demuestran la increíble diversidad del país.

Litoral imponente y diverso
Al noreste de Argentina se encuentra el Parque Nacional Iguazú (que significa “agua grande” en guaraní), un área de 67 mil hectáreas que tiene como principal atractivo a las Cataratas del Iguazú, un sistema compuesto por 275 saltos de agua con 2700 metros de longitud y más de 70 metros de desnivel. El Parque, además del increíble espectáculo acuático, posee una muestra de la ecorregión de la Selva Paranaense que, con 2 mil especies botánicas y un millar de animales vertebrados, es la región natural con mayor biodiversidad del país.

Al recorrer sus pasarelas se observan diferentes animales que se mueven sobre los árboles, como monos caí, coatíes, ardillas serelepes, tucanes y urracas. También, por los caminos, cuises, zorros de monte, lagartos overo, entre otros. En el aire también hay una poderosa diversidad: habitan al menos 450 especies de aves.

Un tesoro arqueológico en Cuyo y el Norte
San Juan y La Rioja comparten una zona declarada Patrimonio por su gran valor escénico y paleontológico. Conformada por el Parque Provincial Ischigualasto y el Parque Nacional Talampaya, alberga las evidencias fósiles más completas del período Triásico –que comenzó hace 200 millones de años– y que incluyen vestigios de dinosaurios, plantas y antepasados mamíferos.

Talampaya es reconocido por sus paredones rojizos, tallados por la erosión, donde anidan cóndores. Ischigualasto, popularmente llamado Valle de la Luna, tiene un circuito turístico de cinco estaciones en las que se divisan atrapantes paisajes y colores.

La bella fauna de la Patagonia
En el sur del país, el Área Natural Protegida Península Valdés, en la costa atlántica de la provincia del Chubut, ha sido distinguida por su concentración única de animales. Es el escenario para conocer a la ballena franca austral (de mayo a diciembre) y para ver otras hermosas especies, como lobos marinos, pingüinos, elefantes marinos y orcas (de septiembre a abril). La península sobresale unos 80 kilómetros del eje costero continental. Posee una gran riqueza arqueológica y una belleza inigualable, con sus acantilados y playas de arena y canto rodado. En tierra firme hay también especies admirables, como el choique (o ñandú petiso).

El majestuoso sur helado
El Parque Nacional Los Glaciares preserva hielos continentales y glaciares, una zona de bosque andino-patagónico austral y muestras de la estepa patagónica. Los grandes glaciares, entre las montañas y bosques, son un espectáculo en sí mismo, que potencian su grandeza durante los rompimientos de bloques de hielo. El más famoso a nivel mundial es el glaciar Perito Moreno, por su rupturas periódicas y su facilidad de acceso.

El paisaje de esta área de 720 mil hectáreas se completa con la presencia de lagos, lagunas y ríos de deshielo y por imponentes cerros como el Chaltén o Fitz Roy. Algunas de las aves que habitan la zona son el cóndor, el águila mora y el carpintero patagónico. Allí también se puede ver mamíferos nativos como el huemul, el zorro colorado y el puma, entre otros.

Visitas sin huellas

- Para disfrutar estos valiosos escenarios naturales y cuidar su riqueza, es necesario ser respetuoso con el entorno, no extraer flora autóctona, piedras u otros elementos del paisaje.
- Así como no se debe quitar, tampoco se pueden dejar elementos, por eso es necesario que cada persona regrese con sus residuos. Principalmente hay que tener cuidado con los vidrios y las colillas de los cigarrillos, ya que pueden provocar incendios. En lugares como Península Valdés es importante evitar los ruidos, ya que alteran el comportamiento de los animales.
- A la hora de conducir, hay que ser sumamente cuidadoso y respetar las señales de tránsito.

Saber que el lugar que se recorre está considerado un legado mundial sirve para confirmar la magnitud y la riqueza que podemos apreciar, pero también –y sobre todo– para ser conscientes y alinearnos con el cuidado mayor que requieren.

Más inf. en: www.argentina.travel; www.parquesnacionales.gob.ar

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver
linea

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.