Nieve para principiantes

El Centro de Esquí Chapelco, ubicado a 20 km de San Martín los Andes, en la patagónica provincia del Neuquén, es un lugar ideal para quienes deseen practicar un deporte de invierno… pero nunca se atrevieron antes.

¿Quién no disfruta de la sensación que produce en el cuerpo y la mente hacer algo por primera vez? ¿Quién no goza ante la peculiar fuga de energía y emoción tras los segundos previos de incertidumbre y vacío? La vida a veces pareciera que se configura y toma un sentido trascendental a través de estas “primeras veces”. Los niños tienen facilidad para aprender un nuevo deporte, o un idioma, principalmente por la capacidad de disfrute y absorción que ponen en “juego” (literal y metafóricamente) ante cualquier propuesta tentadora. Para ellos todo es diversión y sorpresa; no hay imagen que sostener ni futuro que prever. Esa predisposición y entusiasmo en los niños permanecen latentes en la adultez; disponibles para reaparecer cuando así se lo decida. Una de las formas de recuperar el espíritu del niño que alguna vez fuimos es emprenderse en un plan que quizá siempre estuvo en un rincón de los deseos, pero que no se encontró el momento adecuado para concretarlo. Esos sueños o “pendientes” que pasan como a un placard de ropa vieja encarnados en frases como “ya estoy grande para esto”, “me pasó la hora”, “voy a parecer un ridículo” y tantas otras declaraciones limitantes que encierran creencias llenas de inseguridad y miedo.

Animarse a lo nuevo entre “porrazos” y risas
No hay que poseer una destreza o entrenamiento excepcional para aprender un deporte de nieve. Con gozar de buena salud y un poco de paciencia, sobre todo durante los primeros días, es posible experimentar las sensaciones que provoca deslizarse sobre una superficie nevada.

Suele decirse que el proceso de aprendizaje es más corto y ameno en el snowboard, si bien también se reconoce que en el esquí es intuitivo encontrar el equilibrio por la posición ya balanceada del cuerpo. Al margen de las opiniones y experiencias personales de cada viajante, lo cierto es que muchos novatos se deciden por posicionar sus pies en una sola tabla.

La propuesta de Chapelco
El cerro invernal Chapelco, ubicado a 20 km de San Martín de los Andes, en la patagónica provincia del Neuquén, ofrece 27 pistas de distintos niveles. Los principiantes cuentan con excelentes espacios de aprendizaje tanto en la base como en la Pista 63, los esquiadores medios tienen pistas un poco más exigentes y los expertos pueden disfrutar de la cumbre cuyos recorridos y pendientes poseen una dificultad mayor.

¿Cómo se empieza? Hay que proveerse de vestimenta acorde y un equipo de snowboard/esquí en el centro de San Martín o en el mismo cerro antes de ingresar. Se alquilan por día o también hay promociones por semana.

Luego de pasar por las sillas de elevación, cuando se está en la primera pista de la montaña, una opción directa y efectiva es coordinar clases particulares con los profesores certificados del centro. Lo primero que hay que aprender a hacer, por una cuestión de supervivencia en el caso por lo menos del snowboard, es a parar la tabla. Una vez que se puede controlar la velocidad, y/o se adquirió la habilidad de frenar, y/o la forma de tirarse a un costado directo a la nieve, ya las posibilidades de movimiento empiezan a conquistarse y agrandarse. En plena acción se puede sentir la inmensidad, el silencio, y la profundidad del paisaje. Los primeros “porrazos”, valen la pena y son necesarios porque así se avanza. El disfrute, mientras el alma de niño esté presente, es constante. Se conseja no sobre-exigirse, no compararse con los demás y tras una caída, permanecer unos minutos observando el cielo, la forestación y el juego de sombras y colores que se proyecta sobre la nieve y el horizonte.

Los amantes de la naturaleza y la aventura serán los que definitivamente valoren la felicidad y adrenalina que genera la entrega a la velocidad y al instante. A la noche; el merecido descanso, para luego, volver a empezar, un poquito mejor que el día anterior: los “porrazos” disminuyen pero no así las risas.

San Martín de los Andes, además, con su amplia y variada oferta de servicios y actividades, sumada a la imponencia de su perfecta naturaleza patagónica, supera las expectativas de cualquier visitante exigente: aquel que busca relajarse y a su vez aventurarse y enfrentarse, cual niño desprejuiciado, a nuevos desafíos.

Más inf. en: www.chapelco.com

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver
linea

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.