Fin del mundo off road

La provincia de Tierra del Fuego es un excelente destino para los amantes de la aventura, donde la adrenalina está asegurada por su palestra de actividades y propuestas.

Ushuaia, la capital provincial, es la ciudad más austral del mundo y atractiva por combinar paisajes de montaña, lagos y mar. Emplazada sobre la cadena montañosa Martial, alterna desniveles y colores de una manera llamativa. Frente a la bahía que ha dado nombre a la urbe, y con vista hacia las islas Navarino y Hoste (Chile), Ushuaia propone una variedad indiscutida, y encantadora, de puntos panorámicos.

En lo que respecta a la aventura, las opciones son variadas e incluyen recorridos en 4×4 off road, trekking extremo, sobrevuelos de la isla en helicóptero, navegaciones por el canal Beagle llegando al faro Les Eclaireurs (Los Iluminadores) del fin del mundo, el Cabo de Hornos y hasta ¡la Antártida!

Nieve en el fin del mundo
En temporada de nieve, se suman las divertidas caminatas, tanto diurnas como nocturnas, con raquetas por senderos vírgenes, paseos en trineos tirados por perros, y manejo de snowcats (motos de nieve). En el mismo período del año, y aunque el abanico de propuestas es múltiple, el esquí alpino, el deporte de invierno por excelencia, es el protagonista indiscutido en el Cerro Castor, donde se encuentra emplazado el centro de esquí homónimo. Ubicado a 26 km de la capital fueguina, en la Ruta Nº 3, es de fácil acceso ya que el camino está totalmente asfaltado. Cuenta con 30 pistas, en 650 hectáreas de superficie esquiable; posee 12 medios de elevación; zona de principiantes; fuera de pista ideales para todas las exigencias de los riders avanzados; y, para que los padres disfruten, existe la magic carpet de 45 m destinada a un área de la escuelita de esquí para los más pequeños. La perlita es que este cerro es elegido por los mejores deportistas: más del 80 % de los medallistas olímpicos de esquí de Sochi 2014 se entrenan en el Fin del Mundo. Además, fue elegido como sede del Congreso Mundial de Instructores INTERSKI 2015, un evento que ubica a Tierra del Fuego entre los sitios de nieve más selectos del mundo.

En el invierno, otro de los imperdibles es la travesía nocturna por la nieve recorriendo completamente el valle del río Larsifarshaj, que brilla a la luz de la luna. Será verdaderamente único perderse en un bosque donde la belleza existe a través de las imperfecciones; es el lado B de las experiencias.

Aventura todo el año
Para continuar con la aventura, es ideal rodar la famosa ruta 3 a bordo de una camioneta 4×4 para cruzar la Cordillera de los Andes hasta el Paso Garibaldi y divertirse en los caminos off road de barro y agua hasta llegar a la imponente costa del lago Fagnano, donde es factible avistar albatros y petreles. Igualmente, la aventura no estaría completa sin calzarse raquetas de nieve para emprender la expedición por bosques nevados, profundos valles, viejos senderos de hacheros, hasta llegar a la zona del lago Escondido, punto panorámico ideal para detenerse a contemplar, descansar luego del extenso trekking y, por qué no, meditar. En la temporada de verano, se suman aquí excursiones en canoa y kayak en combinación con recorridos en mountain bike. Y para los aficionados a los caballos, se ofertan excursiones de diversa duración (desde unas horas hasta varios días).

Parque Nacional Tierra del Fuego
El Parque Nacional Tierra del Fuego ocupa una superficie de 63.000 hectáreas, es el único de Argentina con costa marítima y posee las vistas más imponentes sobre el canal Beagle, enmarcadas por las montañas y los bosques milenarios, el lago Roca -cuyo color varía según el estado del tiempo- y la famosa bahía Lapataia, entre otros lugares. Aquí, la caminata por el sendero Los Castores es una noble experiencia para interpretar el trabajo de estos curiosos animales. Entonces, la oportunidad de respirar el aire marino junto con el perfume del bosque es un privilegio aparte para los viajeros que se animan al fin del mundo. Un destino donde también las aguas invitan a la aventura.

Las aguas más australes
La blanca Antártida se hace esperar, porque un dato importante es que este viaje se debe reservar con varios meses de antelación. Tenga esto muy en cuenta cuando planee su viaje a Tierra del Fuego. Al continente blanco se llega surcando bahías heladas a través de un gran crucero (se recomienda viajar en navíos pertenecientes a IAATO, con el casco reforzado) preparado siempre para navegar en un mar de hielo, observando de cerca a ballenas, lobos y elefantes marinos, pingüinos y colonias de millones de aves en islas remotas. ¡Será una experiencia inolvidable!

Sabores imperdibles
Para repasar todas las aventuras vividas en el destino, recomendamos muy especialmente que no dejen de disfrutar de la exquisita gastronomía regional:  el tradicional cordero patagónico y las truchas exquisitas, con previa degustación de vino y, para el cierre, dulzuras de chocolate de  Tierra del Fuego en una experiencia al mejor estilo Willy Wonka.

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver

Te puede interesar

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.