Arte en la Antártida

El cuidado del medio ambiente y una filosofía sustentable fueron dándole forma al estilo de vida de Andrea Juan, y se convirtieron, también, en dos elementos que se trasladaron a su pasión: el arte visual. Gracias a su accionar logró impulsar el Área de Proyectos Culturales de la Dirección Nacional del Antártico.

La naturaleza le ofreció el lienzo más blanco que tiene, y ella supo aprovechar tan tremendo escenario. Interesada en el futuro del medio ambiente, su determinación para retratar y expresar qué le pasa a los distintos ecosistemas la llevó a la Antártida, donde regresó ocho veces más. Así, Andrea Juan, Licenciada en en Artes Visuales egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes y del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA), es hoy la responsable del Área de Proyectos Culturales de la Dirección Nacional del Antártico, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina.

Sus obras han dado la vuelta al mundo, y muchos artistas internacionales han llegado a estas tierras gracias a sus intervenciones, pues entre sus proyectos más ambiciosos está el Programa Residencia de Arte en Antártida, que coloca a la Argentina como el único país que ofrece becas artísticas. “Creemos que todo intercambio enriquece y multiplica. La gente desconoce a la Antártida y que el arte pueda ayudar a difundir parte de la ciencia es muy interesante. Al salir de las muestras el público reflexiona, analiza lo que pasa actualmente con la naturaleza”, cuenta esta creativa que desde los 4 años experimenta con el color y las formas. “Estudié fotografía, cine, video. Vengo de una familia de médicos, geólogos, bioquímicos y quizá eso me guió a ser investigadora y artista. Lo primero en lo que me embarqué fue en buscar materiales no tóxicos para los trabajos gráficos y eso marcó un cambio en mi vida: empecé a tener un ritmo de trabajo más natural y sano”, detalla Andrea.

Atenta al entorno natural, el retraimiento de los glaciares captó su atención desde las noticias que se publicaban en los medios de comunicación, fue así que se preguntó qué estaba pasando con el hábitat del fin del mundo. Una inquietud que dio origen al Proyecto Antártida. “El primer viaje fue en 2005. Llevé allá videos de los glaciares y los proyecté sobre el hielo con el color saturado. También proyectamos imágenes de girasoles. A lo artístico se sumaron las investigaciones sobre el cambio climático, tomar conciencia de cómo las barreras de hielo se van desintegrando y la fisonomía ya no es la que tenía. Fue así que al año siguiente hice Metano, una performance que ponía de manifiesto como ese gas había comenzado a salir a la superficie ya que el permafrost –el suelo congelado de la Antártida– se fue debilitando y así contribuyó a reforzar el famoso efecto invernadero”, recuerda, y alerta.

Artículo publicado en CHE. Una revista sobre Argentina. Nro. 4

Más inf.: www.andreajuan.net

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver

Tras los pasos de Darwin en el Beagle

darwin

Navegá por las islas del fin del mundo. Lobos marinos, cormoranes imperiales y pingüinos magallánicos acompañarán tu aventura.

Ver+

Aventura en el extremo sur

aventura

Disfrutá Tierra del Fuego activa: a caballo, en bici de montaña, en 4×4, por míticos senderos, sobre y debajo de las aguas.

Ver+

Rumbo a la Antártida

antartida

Aventura en el continente blanco, la última gran frontera

Ver+

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.